la medusa la medusa
la gorgona mas famosa en la mitologia

Las tres hermanas gorgonas —Medusa, Esteno y Euríale— eran hijas de Forcis y Ceto, o a veces de Tifón y Equidna, en ambos casos monstruos ctónicos del mundo arcaico. Esta genealogía la comparten sus otras hermanas, las Greas, como en el Prometeo liberado de Esquilo, quien ubica ambas trinidades muy lejos, en la «espantosa llanura de Cistene»: No lejos, las alígeras hermanas Con serpientes por cabellos; las gorgonas Enemigas del hombre Perseo con la cabeza de Medusa, por Benvenuto Cellini, instalada en 1554.Aunque los pintores de vasijas y talladores de relieves griegos antiguos imaginaban a Medusa y sus hermanas como seres nacidos con forma monstruosa, los escultores y pintores del siglo V empezaron a imaginarla como hermosa a la par que terrorífica. En una oda escrita en el 490 a. C. por Píndaro ya se habla de la «Medusa de bellas mejillas».[4] En una versión posterior del mito, narrada por el poeta romano Ovidio,[5] Medusa era originalmente una hermosa doncella, «la celosa aspiración de muchos pretendientes» y sacerdotisa del templo de Atenea, pero cuando fue violada por el «Señor del Mar» Poseidón en él, la enfurecida diosa transformó su hermoso cabello en serpientes e hizo su cara tan terrible que su mera visión convertía a los hombres en piedra. En el relato de Ovidio, Perseo describe el castigo de Atenea a Medusa como justo y merecido. Por ello medusa representa la Lujuria. En la mayoría de las versiones de la historia, Medusa estaba embarazada de Poseidón cuando fue decapitada mientras dormía por el héroe Perseo, que había sido enviado a buscar su cabeza por el rey Polidectes de Sérifos. Con la ayuda de Atenea y Hermes, que le dio las sandalias aladas, el casco de invisibilidad de Hades, una espada y un escudo espejado, Perseo cumplió su misión. El héroe mató a Medusa haciéndole mirar su reflejo en el espejo en lugar de enfrentarse directamente a ella para evitar quedar petrificado. Cuando cortó su cabeza, del cuello brotó su descendencia: el caballo alado Pegaso y el gigante Crisaor, quien más tarde se convertiría en el héroe portando la espada dorada.


cabello de serpientes

Cuenta la leyenda que Medusa era una mujer mortal, hermosa y tentadora como el más dulce de los pecados. Tanta era su belleza que Poseidón, dios del mar, queda prendado de ella y no descansa hasta conseguir satisfacer su deseo, contra voluntad de la muchacha, en el templo de Atenea. Atenea, diosa de la pureza y castidad entre otras cosas, se ve terriblemente ofendida y castiga a Medusa pues simbolizaba todo lo contrario a ella...deseo...carnalidad...voluptuosidad. Los cabellos de la joven se vuelven siseantes serpientes, sus ojos de una intensidad tal que si los miras fijamente, te vuelves de piedra. Medusa se había transformado en un monstruo pero aún se hacía valer por su andar provocador y sensual que hipnotizaba casi tanto como su mirada. Atenea, viendo que su castigo no había tomado los tintes que ella esperaba, envió al valeroso Perseo a que cortara esa inmunda cabeza. Éste, muy inteligentemente, usó su escudo a modo de espejo para que Medusa se reflejara en él y de este modo pudiera vencerla y entregarla a la diosa. Desde entonces la cabeza de Medusa fue imágen del escudo de la casta Atenea como instrumento para atemorizar al enemigo. En ello se unía la perversión y la virtud...porque nunca nada es tan bueno, ni a la vez tan malo.

FIN lee el mito de la medusa

Cuentan las historias que Medusa era un ser mitológico, una de las tres Gorgonas. En la Mitología griega, las Gorgonas eran tres hermanas monstruosas llamadas Esteno, Euríale y Medusa, hijas de dos dioses marinos, Forcis y Ceto. De ellas, Medusa era mortal, las otras dos inmortales. El aspecto de Medusa varía según la época y lugar en que es narrada su historia. Las más antiguas cuentan que uno de los atributos más característicos de las Gorgonas eran las serpientes saliendo de sus cabezas, a modo de cabellera, y de su cintura. Sus bocas eran inmensas, con la lengua colgando entre los dientes. También las describían cubiertas de escamas doradas, alas, garras y unos afilados colmillos. Otro aspecto muy destacado eran los ojos, enormes y muy abiertos, cuya mirada podía convertir en piedra a las personas que las miraban (y que podría convertirse en el origen del Mal de Ojo). Medusa muere a manos de Perseo, quien guiado por los dioses Atenea y Hermes (sus protectores) consiguió cortarle la cabeza. La mirada petrificadora de Medusa le servirá para rescatar a Andrómeda y vencer al monstruo que la tenía secuestrada y también a los pretendientes de ésta. Luego, la diosa Atenea recogería la cabeza de Medusa y la fijaría para siempre en su égida. Otra versión posterior del mito que recoge Ovidio (Metamorfosis IV 665 ss.) cuenta que Medusa fue una ninfa (o una mujer humana) de gran belleza que había sido seducida (o violada) por Poseidón en un templo consagrado a Atenea. Esta, furiosa por la falta de respeto, la había transformado en un monstruo como castigo, ayudando luego a Perseo para que acabe con ella. Otras historias cuentan que había sido Afrodita, celosa por su cabellera, quien se la había cambiado por serpientes. En el mundo romano, a partir de la época helenística, se comenzó a representar a Medusa con un rostro femenino muy bello con cabellera de serpientes y ojos penetrantes. Al morir Medusa, de su cuello cortado brotó su descendencia: el guerrero Crisaor y el caballo alado Pegaso, frutos de su unión con el dios Poseidón.

lalala medusa